Tener armarios empotrados en Madrid centro supone toda una serie de ventajas que te hemos expuesto en anteriores posts, pero las puertas correderas no se quedan atrás.  Te vamos a demostrar por qué. 

Son perfectas para casi todo tipo de estancias, aunque lo habitual es colocarlas separando habitaciones complementarias, como por ejemplo entre una cocina y un salón, entre un vestidor y un dormitorio o para crear un acceso al cuarto de baño sin robar espacio al dormitorio. Si notas esa falta de espacio o si vas a realizar una reforma integral de tu hogar, quizás ha llegado el momento de plantearse hacer unos pequeños cambios. La principal ventaja de una puerta corredera es que ahorran espacio. De ahí que sean la solución ideal para pequeños apartamentos o habitaciones que no pueden desperdiciar ni un centímetro cuadrado. 

Una puerta corredera puede ser un elemento muy discreto, ya que desaparecen cuando permanecen abiertas, especialmente si son empotradas. Además, unen espacios, algo que es más complicado de hacer con las abatibles, incluso cuando estas son dobles. Crean sensación de continuidad y dejan que la luminosidad fluya entre una y otra habitación. En caso de necesidad se cierran, aislando totalmente el espacio.

Si te decides, debes pensar si quieres una puerta doble o una sencilla. Las primeras son perfectas para unir espacios, ya que al abrirlas queda un espacio diáfano completo. Al igual que los armarios empotrados en Madrid centro, puedes elegir diferentes materiales y estilos. 

Consúltanos en Puertas Ascao y pondremos en marcha tus ideas.